• diciembre 4, 2022

Valdés Hagemann, Estudio de Arquitectura: “Ser consecuente con lo que se piensa y se hace es la única receta que otorga sentido e identidad al trabajo personal

Por: Doris Cancino

 

Buscar formas de lograr belleza, sin sacrificar un bien común de forma inconsciente”.

 

“Nuestro trabajo se funda en brindar una experiencia a través de la arquitectura, por medio de nuestras ideas.  Somos disciplinados, precisos y profesionales con nuestro producto, porque diseñar correctamente es una virtud. Los caprichos, en el sentido de las ideas sin una base, no son parte de nuestro modelo”. Así definen su trabajo, Nicolás Valdés y Constanza Hagemann, matrimonio de arquitectos que ha logrado consolidar su propuesta compatibilizando trabajo y familia.

Partieron en FG Arquitectos, lo que “nos marcó no sólo por la calidad de los proyectos, sino también por la confianza entregada”, recuerda Nicolás. Luego, decidieron viajar a Londres donde Constanza estudió un Máster en Arquitectura y Urbanismo Paramétrico, en la Architectural Association y Nicolás trabajó en Kohn Pederen Fox, oficina de proyectos de gran escala en diversos lugares del mundo. “Tomamos contacto con una realidad muy distinta a la que teníamos en Chile en cuanto a trabajo y entorno. A fines del 2008, tuvimos que evaluar nuestras opciones, quedarnos o regresar”. La decisión fue volver, no sin antes empaparse de historia, experiencias y realidades, recorriendo por tierra durante siete meses, países como Rusia, Mongolia, China, Pakistán, India, Bangladesh, Myanmar, Malasia, Singapur, entre otras.

Ya en Santiago abrieron su oficina con lo aprendido en FG Arquitectos y en Londres. Nicolás detalla que “Constanza es funcional, rigurosa y matemática.  Yo soy más del área constructiva y de resolver para que las cosas funcionen bien. Entre los dos desarrollamos la parte inicial de cada proyecto, en cuanto a concepto y propuesta. Luego separamos las funciones; me hago cargo del desarrollo y supervisión de obras y Constanza de la organización para que todo ruede. Siempre nos hemos complementado mucho como socios, lo que va en beneficio del proyecto. Para poder responder a nuestra identidad, es clave entender el contexto y el entorno de cada caso. Son ellos quienes visten la obra. Cuando se habla del proyecto como un traje a medida, lo entendemos ajustado al momento y a su época”.

Radicados actualmente en Uruguay, se proyectan con la misma energía y motivación del primer día. Mantienen su oficina en Chile desarrollando algunos proyectos y ampliando su portafolio. “Algo que entendimos en Londres, es que las ideas se pueden exportar indistinto de las fronteras, ofreciendo ventajas con la experiencia de un lugar para trasladarlo a otro. Nos interesa seguir aportando para nuestro país. Actualmente lo estamos haciendo con el museo NuMu en Parque Bicentenario, proyecto en desarrollo junto a un equipo de excelentes arquitectos. Asimismo, proyectos inmobiliarios donde hay mucho que aportar en favor de hacer ciudades más vinculantes y amables con sus habitantes. Principalmente, proyectos en sintonía con la sustentabilidad de recursos”.

 

 

Arquitectura, funcionalidad, diseño y sustentabilidad

 

Para Constanza y Nicolás estos conceptos son simultáneos e inseparables en el ejercicio proyectual. “Nos gusta pensar que no hay arquitectura sino es ante todo funcional, lo que a su vez se logra mediante un buen diseño. Es una forma de organizar los recursos disponibles, sea por su estructura envolvente o para lograr el confort de sus usuarios; lo que al final implica una conciencia de sostenibilidad. No la vemos como un fin que justifica cualquier medio o forma, ya que los recursos no son infinitos. En nuestra experiencia, poder hacer diseños que consideren el lugar a futuro; o a quiénes y cómo la usaran, son preguntas que nos han inquietado desde nuestra etapa formativa como arquitectos.

 

En concreto, nuestros diseños pasan siempre por una revisión de qué material será el más idóneo en lo sustentable. Nos gusta el hormigón, pero el fierro y la madera son materiales más alineados desde la óptica de la sustentabilidad. Nuestro objetivo es buscar formas de lograr belleza, sin sacrificar un bien común de forma inconsciente. Hay muchas maneras de abordar estos temas de forma correcta en Chile. Contamos con tecnología, conocimiento, interés, disponibilidad de material; y sobre todo conciencia transversal de lo fundamental que es diseñar pensando no sólo en el hoy, sino también en el mañana”.

 

 

Obras con Identidad

Entre las obras emblemáticas que destacan la identidad de la oficina está la planta embotelladora de agua Ice Swan ubicada en la frontera del Parque Nacional Queulat, en medio de bosques vírgenes de la Patagonia Chilena. El desafío no fue menor, y buscaron no oponerse al paisaje mediante el uso de vidrio serigrafiado en negro absoluto y así reflejar la naturaleza del entorno. “Ser consecuente con lo que se piensa y hace es la única receta que otorga sentido e identidad al trabajo personal”, explican.

También está el Edificio Residencial Riesco Leguía, cuyo diseño “comenzó a partir del usuario, que quería aprovechar las diferentes vistas en este sector de Santiago, mejorar la calidad de luz y la experiencia del departamento”, explica Nicolás. “El resultado es un proyecto con una identidad muy clara, de la mano con el usuario y con una propuesta de integración en su ubicación”.

Casa Canela en Agua Dulce, ubicada en el sector costero de Huentelauquén, es otros de sus proyectos emblemáticos. “Nuestra intención es dejar la menor huella posible en el paisaje. Definimos la casa en un solo nivel, cerca del suelo sin interrumpir la relación entre interior y exterior. La intervención se completa con el paisajismo,  a cargo de Macarena Calvo y Cristóbal Elgueta, que usaron especies endémicas y de bajo consumo hídrico”.

Al finalizar, Nicolás reflexiona, “soy un profundo admirador del trabajo de los arquitectos en general. No es fácil llevar a cabo una idea, construirla, que funcione y haga feliz a sus usuarios. Eso ya es un logro. Reconozco el valor en una diversidad de arquitectos. Siempre me ha gustado mucho la obra de Louis Khansu eterna juventud y uso del material. Su arquitectura es anti-aging. En lo contemporáneo, Chile está lleno de arquitectos talentosos y el mundo, también. Pero me hace mucho sentido lo que logra Bjarke Ingels por cómo enfrenta sus proyectos. Ha catapultado la arquitectura como una herramienta capaz de resolver los grandes problemas que estamos enfrentando en el planeta. Es como la Thermomix de la arquitectura”.

 

 

Para más información:

Instagram: @valdeshagemann

Sitio Web: www.valdeshagemann.com

 

Créditos de las fotografías: (en cada carpeta va el nombre del crédito)

Cristóbal Valdés: Sauna y Embotelladora de agua Ice Swan

José Luis Risseti: Foto aérea Casa Canela, Huentelauquén

Roland Halbe: Fotos Casa Canela, Huentelauquén

 

 

 

 

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

La Cocina de Ángeles Álamos, Empresa Familiar “Mi idea es generar una experiencia alrededor de la cocina”

Read Next

Guzmá&Blanco: “Hoy están de moda las líneas naturales, las texturas y lo orgánico”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *