• diciembre 4, 2022

Viña ESTAMPA, Bodega y viñedo

La apuesta de ESTAMPA los ha llevado a crear vinos de excepción, que son un auténtico aporte a la industria del vino en Chile y la han convertido en una bodega de clase mundial.

 

Por María Alejandra Troncoso

Detrás del nombre ´ESTAMPA´, existe una historia familiar que se ha heredado de años, un compromiso con la industria de alimentos, y “que proviene de un hecho algo divino…”, nos explica Cristián Isbej, Gerente General de Viña Estampa.

La bodega familiar que nació en 2001, de la mano de Miguel González Ortiz, propietario y actual presidente, es un “homenaje al espíritu emprendedor de su abuelo, Manuel González Diéguez, quien a ­fines del siglo XIX emigró desde España a Chile, adquiriendo un molino de trigo que por entonces ya se conocía como Molino La Estampa. Actualmente, enfatiza Isbej, “su nombre es manifi­esto de un sello de identidad propio, representativo de terroirs privilegiados, posibles de apreciar en cada uno de los exclusivos exponentes que dan vida a su variado portfolio”.

Esa es la visión que ha permitido a la viña construir su historia. Y es por lo mismo que ESTAMPA es hoy reconocida en el Valle de Colchagua como un referente en calidad, generación de innovación, compromiso por la sustentabilidad e integración Social, que se puede ver en cada una de sus producciones. Al respecto, Cristián Isbej enfatiza que “la Estampa que representa la filosofía actual y de futuro de la viña, hace alusión a nuestro ´sello´, un factor único que nos hace diferentes, y que interpreta nuestra doctrina por la búsqueda de innovación como inspiración, que se ha traducido en ser los primeros en plantar en la zona de Paredones, en utilizar ánforas italianas para la fermentación en cocciopesto, e introducir una alta diversidad de vides clonales únicas italianas, así como en abrir nuestra bodega a la comunidad con la exposición de vinos de pequeños productores locales en nuestra tienda, entre otros”.

Y es ese espíritu creativo y su amor por la tierra, lo que constituye la apuesta de ESTAMPA, que los ha llevado a crear vinos de excepción, que son un auténtico aporte a la industria del vino en Chile y han convertido a Viña Estampa en una bodega de clase mundial.

Actualmente, ESTAMPA posee 400 hectáreas distribuidas en el Valle de Colchagua en las zonas de Palmilla, Marchigüe y Paredones, donde fueron pioneros. Todas, muy diversas, que producen vinos con sus propias características, y que son sinónimo de calidad superior. “Nuestros vinos expresaran al máximo las características de cada variedad y el origen de dónde provienen: el Valle de Colchagua. Somos la única viña especializada en la producción de vinos de ensamblaje, técnica que consiste en la cuidadosa mezcla de dos o más cepas nobles, cada una aportando sus mejores características para crear vinos de gran equilibrio y personalidad única”, destaca Isbej.

 

¿Cuál es la percepción que ven de los clientes hacia la marca?

ESTAMPA es una marca aún joven. Este año estamos cumpliendo 22 años. Somos una marca que ha sido consecuente en una propuesta de vinos de calidad a través de la innovación, primero con nuestros ensamblajes, vinos de diferentes zonas de Colchagua y vinos de cepas italianas. A lo que sumamos una propuesta de vinos naturales.

Y en relación nuestros proyectos futuros, aún tenemos muchos por delante, lo que viene es extender la viticultura del valle hacia la cordillera con el propósito de transversalizar el Valle de Colchagua, de mar a cordillera. Para ello hemos implementado recientemente un acuerdo con Glaciares de Colchagua para establecer los viñedos más altos de la zona central de Chile, proyecto en el cual hemos estado trabajando en una primera plantación como jardín de variedades,

 

Vino y Arte

Otra de las propuestas diferenciadoras de ESTAMPA es la incorporación del arte, como comenta Cristián Isbej. “El arte ha sido parte esencial en el desarrollo de la humanidad, basta recordar los a los romanos, griegos o chinos. No ha habido desarrollo sin el arte presente. La relación vino y arte es cercana, la creatividad en la elaboración de vinos es algo muy presente, al igual que en el arte, ya que es la fuente de la diversidad. Sin la creatividad, sería todo bastante monótono, en blancos y gris. Una visión abierta nos hace pensar más allá de los límites y buscar propuestas diferenciadoras. Por ejemplo, nuestros vinos ESTAMPA Inspiración, nacen de vides italianas introducidas directamente desde la Italia, vinificadas con diferentes técnicas de fermentación y luego vestidas con hermosas etiquetas que fueron creadas desde pinturas originales en barricas de artistas locales, actividad que realizamos todos los años. La línea INSPIRACION es sin duda una tremenda novedad para los amantes del vino. Pueden degustar Vermentino, Aglianico, Nebbiolo, Refosco, Teroldego, Montepulciano, Sangiovese”.

Y para los visitantes al valle, la invitación que hace Cristián Isbej es “a pasar una tarde relajada en nuestra cafetería y pizzería DelMoli, reservando una degustación guiada o simplemente disfrutando de degustaciones en la barra de nuestra tienda de vinos. Desde noviembre a marzo, los días jueves, viernes y sábados tenemos nuestro Atardecer en ESTAMPA desde las 19:00 a 22:30, donde podrán disfrutar de la puesta de sol en el valle, armonizada con nuestros vinos y tablas”.

Para más información

@estampawine

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

Patricia De La Sotta, Gerenta de Marca y Alianzas Estratégicas Las Condes Design

Read Next

Alejandro Hartwig – Viñedos Laura Hartwig: La etiqueta de la Viña

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *