• septiembre 26, 2022

La reinvención de El Toro: “Una experiencia Torera”

El gran zócalo del edificio Alonso es el lugar escogido por Chris Portugal para abrir un nuevo local de “El Toro”, el cual se suma al emblemático de calle Loreto #33, inaugurado hace más de dos décadas y que se ha convertido en un imperdible.

Este nuevo clásico bar de ciudad busca transmitir todo lo que lo ha caracterizado, dando ritmo a la noche bohemia santiaguina. “Hemos pasado a una versión 2.0 y el gran desafío es llevar el restorán de siempre con su alma, espíritu y la onda a este nuevo spot”, destaca su propietario, Chris Portugal.
Pero para El Toro, cuyo nombre se inspira en el Toro de Osborne -valla publicitaria con silueta de toro bravo que promocionaba un brandy por las rutas españolas-, no todo ha sido fácil. Justo cuando se encontraba visualizando el segundo local, el cual le permitiría tener un flujo mayor, e incluso un espacio para la cultura, el Teatro El Toro, llegó la crisis social y la imposibilidad de abrir. Todo parecía que iba a mejorar cuando en marzo de 2020 se impuso la pandemia, y nuevamente el cierre era la impronta. Sin embargo, Portugal aceleró sus planes en la búsqueda de un local y encontró una nueva casa para replicar El Toro, espacio que le da madurez a la marca.

¿Qué motivó la apertura de un nuevo El Toro?

Es un sueño, un proyecto que nació cuando El Toro Loreto estaba a punto de cumplir 20 años. Yo pensaba que merecía tener un segundo local con la misma propuesta, para poder ampliar la oferta al público. Tenemos muchos amigos y amigas que empezaron en El Toro, a los 25 o 30 años, después se casaron o tuvieron guagua y qué se yo… bajan un poco, pero no a Bellavista. Esos mismos toreros son con quienes nos hemos reencontrado en la marcha blanca. Estábamos seguros que, al llevar el mismo espíritu, la gente iba a sentir que estaba en casa, y creo que lo logramos… Sigue teniendo el espíritu de El Toro y eso es lo más importante. El Toro de Bellavista se va a mantener, es el corazón, nuestro amor está ahí y el de los clientes también. Más de alguno me ha comentado que ahora tienen que ir a los dos locales.

¿Explica los primeros 21 años de El Toro?

Durante 21 años supimos conectar con un público bastante ecléctico y transversal. De todas las edades, profesiones y sectores. Somos un restorán absolutamente gay friendly, con amigos que se dedican mucho al arte. Y en realidad, sobre todo, somos un sitio donde uno va a pasarlo bien, donde nadie te va a juzgar de nada y donde pueden estar pasando muchas cosas al mismo tiempo. Cumpleaños, una junta de amigas, otro grupo de amigos, por ahí algún turista, gente de 70 años disfrutando de un buen sour y una buena conversación. Es donde todos lo están pasando bien con la música, la comida y el ambiente. Y una vez más, el hecho que durante 21 años la gente haya ido y tenga amigos conocidos en las otras mesas, crea un ambiente especial, donde uno tiene un sentido de pertenencia… Como que uno siente que está yendo a El Toro y llega a su casa, donde el garzón lo conoce, sabe lo que le gusta en el trago, sabe si es que tiene algún cambio en el plato de comida. El Toro logró conectar y hacerse parte de la noche santiaguina y de muchísimas personas que nos han acompañado a lo largo de estos 21 años. Superamos nuestras expectativas.

 

 

¿Qué caracteriza a El Toro Vitacura?

Es un restorán donde queremos que tengas una gran experiencia. Es lo que también caracteriza a El Toro de siempre, de los últimos 21 años, un lugar relajado con buena música, buena comida y coctelería a valores razonables. Y, por, sobre todo, un servicio de excelencia, por lo que tanto hemos trabajado en el rubro, para que la experiencia sea completa. Velas, luz, platos, que te encuentres con amigos, que la experiencia sea Torera.
¿Qué diferencia a ambos espacios?
La diferencia va por el tamaño. El Toro nuevo nos permite recibir 260 personas aproximadamente, lo que hace que la operación sea más grande. Tiene tres grandes ambientes. La terraza, el salón principal y lo que hemos bautizado como el Teatro El Toro. Todos están unidos, pero cada uno se siente acogedor en lo suyo.

¿Cuál es el valor del clásico reinventado?
Entras a un espacio atemporal, con una decoración fantástica. Vas a sentir que puedes estar en un restorán en cualquier ciudad del mundo. Sea en Buenos Aires, Nueva York, París o Miami. Y obvio, por supuesto en Santiago, en el local “taquilla” que siempre fue El Toro, con una propuesta actualizada, pero manteniendo el espíritu. Y el principal valor es que es El Toro, donde te vas a encontrar con tus amigos y la misma carta, con precios justos. Creo que vamos a ser, si ya no lo somos, uno de los restoranes con los precios más justos del barrio. Para nosotros, la mayor retribución es que el que vaya, siga sintiendo que llegó a El Toro de toda la vida.
Estilo, Diseño y Funcionalidad
Efectivamente acá hubo un trabajo en equipo y semanal, a lo largo de casi dos años en que hicimos el proyecto, mientras nos pudimos juntar y cuando no, por zoom, donde realmente pusimos atención a todos los detalles, con Hugo Grisanti y Kana Cussen en la decoración y Diego Casanueva en el paisajismo de la terraza.

En la terraza, Diego tuvo el gran desafío de hacer una mini selva, esta terraza verde con palmeras de cuatro metros de alto y unos mantos de Eva espectaculares, que uno se pregunta cómo crecieron acá y que te hacen sentir fuera de la ciudad. No te das cuenta que hay un taco a pocos metros arriba, porque estamos en un zócalo, en el piso -1. Eso es parte de lo que se logró.

Es un estilo que nos transporta un poco a estos bares taquilla newyorkinos como el Balthazar, o una especie de bistró francés, con un asiento central de color rojo –rojo ‘toro’ le digo yo-, tipo estación de tren antiguo, con unos faroles que nos traen a la mente los de hace 100 años en Valparaíso. Unas barras medias retro, pero como modernas, con letras de teatro arriba. Con una iluminación muy bien cuidada y una luz tenue donde te puedas quedar tres horas conversando. Entras y por más que está nuevo, te da la impresión de que no sabes si tiene dos ó 10 años funcionando, o si abrió hace un mes. Eso es difícil de lograr. Creo que superamos las expectativas propias y las del público. El equipo de interiorismo se encargó de trabajar con muchas texturas. Hay unos murales maravillosos. Crearon diferentes ambientes -zona de bar, salón principal, terraza-, que te transportan a otro lugar del mundo. En cuanto a los colores, predominó el color rojo con el tono de siempre, y en la terraza, tonos verdes, azules y madera, con toques rojos obviamente.

 

¿Cuáles son las sugerencias?

Quisimos mantener los mismos sabores, con el mismo equipo de cocina y conmigo a la cabeza. Si bien entran muchas recetas nuevas, mantuvimos el espíritu de su carta. Si pruebas una tortilla de papas en Loreto, es la misma en Vitacura. Por eso, la sugerencia va por los platos que nos han caracterizado. Un resumen de lo que sugeriría: Primera mención para la tortilla de papas. Amigos españoles me dicen que la mejor que han comido en el mundo es la de El Toro. También los ostiones y machas a la parmesana, ceviches peruanos y de salmón, tártaro de atún o crudo de res. Tenemos una plateada que se corta con un tenedor -un plato que tiene 21 años en la carta-, una milanesa estilo porteña con espagueti al pesto, un plato espectacular que mezcla una receta tipo porteña con toques peruanos. Tenemos croquetas de jamón ibérico y otra de espinacas con nueces. Y en los postres, no puedo dejar de mencionar las chocotejas, plato artesanal hecho a mano en el restorán por Judith Valenzuela (mi mamá). Son chocolates rellenos típicos peruanos con cobertura de chocolate y rellenos con un manjar muy suave y nueces. Todo complementado con la carta de vinos, la cual fue el resultado de la curatoría de mi socio, Albert Cussen, junto a grandes enólogos, quienes eligieron 36 etiquetas de más de 20 viñas que salen de la norma. La idea es que puedas elegir un vino desde los $9.000 a los $17.000. ¡Todos son unos vinazos! Con todo, se van a llevar una gran experiencia.

Para mayor información:

Nuevo local: Av. Alonso de Córdova 3788 piso -1, Vitacura
Primer local: Loreto 33, Recoleta
Instagram: @eltororestoran
Página web: www.eltoro.cl
Reservas: +56 9 3201 9661
Horario: Horario continuado desde las 13:00 hrs. hasta la noche

 

 

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

Carolina “China” Bazán: “Pasión, perfección, yo vivo cocina, respiro cocina”

Read Next

Fundación Gastronómica Social: “Seguridad Alimentaria y equidad social, a través de la gastronomía”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *