• mayo 22, 2022

Gonzalo Cienfuegos: “ Mi gran escuela fue la docencia”

Por Javiera Navarrete

 

Con tan solo 11 años, entremedio de juegos e intentos inocentes por lograr reproducir algo parecido a lo que pintores impresionistas alcanzaban en cada una de sus obras, Gonzalo Cienfuegos daba sus primeros pasos en el mundo del arte. Hoy con más de 50 años de trayectoria, se ha posicionado como uno de los artistas chilenos más reconocidos por su obra pictórica y gráfica en torno a la figura humana.

 

Acreedor de importantes reconocimientos y galardones, ha tenido el honor de adjudicarse en dos ocasiones el Premio de la Crítica del  Círculo de Críticos de Arte de Chile (1979 y 1981) y también ha sido distinguido como Académico de Número de la Academia de Bellas Artes  del Instituto de Chile (1992), un reconocimiento a su excepcional trabajo.

 

Tuvo la fortuna de realizar un viaje a México por el año 1970 para perfeccionarse en pintura y dibujo en la Escuela Nacional de Pintura,  Escultura y Grabado “La Esmeralda”,  ganando vivencias en torno al arte.

 

Posterior a sus aventuras en Ciudad de México, tuvo la oportunidad de conocer otras ciudades de América Latina compartiendo con grandes artistas de la llamada nueva figuración, movimiento encabezado por José Luis Cuevas y Francisco Toledo, entre otros, quienes sin duda  influyeron directamente en su sello.

 

 

 Respecto a tu experiencia en el extranjero ¿Cómo ha influido en ti a lo largo de tu viaje tanto profesional como personal?

 

Toda mi experiencia diaria es un permanente aprendizaje tanto técnico  como existencial. Haber tenido la suerte de haber vivido y viajado al extranjero, desde luego ha sido un plus. Cada lugar tiene su propia cultura, las que me enseñaron que el mundo no termina en mi mirada y no gira en torno a mi. Toda la  información converge y  será necesaria en la construcción del cuerpo de la obra, destaca.

 

Siempre con un espíritu asiduo en cada pieza artística Gonzalo  asegura: “Uno de mis grandes desafíos siempre fue transformar los  materiales de pintura en obras mágicas inexistentes, sorprendentes  que lograrán conmover en todo momento a un espectador. Cómo lo que  pasó en mi primera pintura, una copia de un  Van Gogh sobre un puente en Arles”.

 

Cienfuegos tiene la peculiaridad de ser una persona sumamente  constante y transmitir pertinacia en su mirada. “Más que artista, me  defino como pintor y buena persona. No alcanzo niveles de locura y  excentricidad. Sólo quiero hacer bien mi oficio y entregar a la

sociedad lo mejor de mi”.

 

Amante de toda la historia del arte universal, relata que “siempre ha sido motivo de inspiración y referencia”. Por ende, la huella con la que artistas como Van Gogh y Velázquez, también Beethoven, Chopin, Wilde y Picasso especialmente,  determinan una parte crucial con respecto a su carrera como pintor.

 

 

 La docencia en la vida de Cienfuegos

 

¿Por qué decidiste tomar ese rumbo? ¿Cómo ha sido este camino, pensando en los pro y contras?

 

Soy profesor titular jubilado después de 37 años de docencia. Básicamente esto me interesó y motivó como una forma de entregar mis conocimientos. Creía que no debía acaparar mi experiencia sin  compartirla.

 

Con el tiempo se fue ampliando en la responsabilidad de guiar y  orientar a jóvenes artistas que buscaban consejos y colaboración. Al  respecto destaca, “considero que enseñar también es aprender mucho. Mi gran escuela fue la docencia”.

 

¿Qué es lo fundamental dentro de la formación de artistas integrales  y con un sello único?

 

Creo que el artista en su formación tiene que explorar mucha historia  y desde luego,  arriesgarse al ensayo y error. Se debe tener en  consideración que el arte no niega al arte y que lo contemporáneo no necesariamente tiene que ser diferente. Lo original es lo que está contenido en el propio origen. Y por supuesto, buscar la perfección para la que no hay recetas ni medidas. Pero sí intuir, pues cuando nos acercamos al perfecto, es clave.

 

 

¿Qué piensas sobre el arte en Chile?

 

En Chile tenemos excelentes artistas en cada una de las disciplinas, el talento sobra. Lo vemos en el cine que está imponiéndose  mundialmente, la música, literatura, artes visuales etc.

 

 ¿Qué consideras que debería cambiarse para darle un valor más  respetado y valorado por la sociedad chilena?

 

Lo que le falta a Chile es mayor educación de la población en general  y la conciencia del valor testimonial espiritual del arte. Solo así  los compromisos de los privados y el Estado mejorarán su aporte,  estímulos y difusión del arte con el propósito de incrementar la  cultura y el patrimonio del país.

 

 

 Novedades

 

Actualmente el artista se encuentra preparando su participación en Art Miami, que se llevará a cabo a fines del 2021. “Es una feria muy  importante y quiero rescatar mi participación en ferias  internacionales donde participa mucho y muy buen público”.

 

Así es como el creador de “En la búsqueda de la cabeza de Velázquez”,  uno de sus trabajos más destacados, no solo cautiva a las personas  por el gran talento con el que materializa cada obra, sino que, nos  demuestra a lo largo de su recorrido por más de 50 años de  trayectoria, que la perfección absoluta no cabe en este espacio y que el arte es dar vida, transmitir pasión y hacerse parte de esta aventura (en su caso muy ligada a la docencia).

 

Para más información:

Correo: Cienfuegos.gp@gmail.com

 Instagram: @gonzalocienfuegos

 

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

Francisca Mery Satt

Read Next

Hugo Grisanti & Kana Cussen Una dupla que diseña experiencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *