• mayo 22, 2022

Hugo Grisanti & Kana Cussen Una dupla que diseña experiencia

Desde hace 15 años, el estudio Grisanti & Cussen ha marcado el interiorismo en Chile. Su mano ha estado en el guión de estilosos espacios que se han abierto en Santiago y que vale la pena visitar. El Hotel y Restaurante Bidasoa en Vitacura, el Hotel Castillo Rojo en Providencia y el nuevo restaurant el Toro en Alonso de Córdova, entre otros.

 

Con clientes tan diversos y personales como sus propuestas, Hugo Grisanti y Kana Cussen, tienen un sello único, atemporal y auténtico. Fue el 2005 en que esta dupla decidió asociarse para formar una oficina boutique, que entrega un servicio personalizado y cercano a sus clientes. Y su trabajo ha sido tan relevante, que incluso Christie’s los consideró una de las oficinas más influyentes del diseño latinoamericano.

 

Al respecto, destacan que “fue un gran reconocimiento, especialmente por estar bajo la mira de ojos internacionales. Parte de ese reconocimiento, creo, nos llevó a ser parte de «By Design» de Phaidon, libro que nos nombró dentro las 100 oficinas de diseño más influyentes del siglo. No lo esperábamos, pero nos tiene llenos de orgullo”.

 

En cada diseño se puede apreciar el trabajo previo de Grisanti & Cussen, que implica conocer a su cliente, investigar, muchas veces restaurar y rescatar historia y tradiciones. Conversamos con ellos de su trabajo, tendencias y lo que buscan con sus propuestas.

 

 

¿Cómo trabajan?

La verdad no tenemos funciones divididas. Los procesos creativos los hacemos en conjunto y naturalmente, se va dando quien lidera cada área de los proyectos. Lo que es innegable, es que el orden y las finanzas las lleva Kana. Cada proyecto lo trabajamos de manera individual con soluciones particulares, creo que eso nos caracteriza. No repetimos patrones, ni seguimos fórmulas.

 

¿Cómo se complementan?

Nos complementamos en todo. Creo que somos una dupla que funciona de manera muy fluida, nos nivelamos, y  cada uno tiene partes que al otro le falta. En lo creativo, la interacción es buena. Somos críticos con nuestros propios proyectos y no tenemos miedo a debatir o discutir distintas formas de abordar un proyecto. No hay ego de por medio lo que hace todo mas fácil.

 

¿Qué es lo que buscan generar con sus diseños?

Emociones. No diseñamos para solamente hacer espacios lindos. El diseño es un lenguaje, y siempre pretendemos tener un discurso y generar emociones positivas, experiencias que conecten. Nuestros diseños están pensados fuertemente, en generar algún efecto en el visitante.

 

¿Qué sugieren en términos de tendencias y materialidades en un proyecto de decoración?

Sobre las tendencias, las involucramos y especialmente nos importan los avances en materialidades. Siempre estamos en una constante búsqueda, entendiendo tendencia como una forma de diseñar que se modifica según fenómenos sociales, medioambientales, políticos, etc., como lo que estamos viviendo ahora. Nos hacemos cargo de eso, a diferencia de las modas que por ser pasajeras, deben ser usadas con cuidado, considerando que un espacio comercial debería verse vigente por a lo menos 10 años. En cuanto a materialidades, destacamos el uso de variados revestimientos. Nos caracterizamos por trabajar con «capas» por lo que superponemos diversos materiales y texturas para generar espacios atemporales.

 

 

¿Cómo definen su trabajo?

Hasta hace poco nos definíamos como una oficina de Diseño interiores, pero con el paso del tiempo hemos visto que nuestro trabajo abarca mas áreas. Es por eso que nos encaminamos a ser un Estudio de Diseño de Interiores y Desarrollo de Conceptos, Diseño de experiencias.

 

¿Cómo ven la decoración en Chile y cuál ha sido su desafío?

Consideramos que ha habido una gran evolución, pasando de la decoración al diseño de interiores. Y nuestro desafío ha sido lograr llevar nuestro trabajo a una especialidad prácticamente indispensable para cualquier proyecto, independiente de su escala.

 

Actualmente están embarcados en varios proyectos. “Estamos trabajando en diseños residenciales muy desafiantes, dos hoteles, algunas tiendas, un colegio, centros culturales. Casa Sanz y la remodelación del Hotel The Aubrey son algunos. También asesoramos a Sur Diseño, donde somos curadores y compradores de la marca. Eso, entre otros muchos proyectos”.

 

 

Contacto:
@grisanticussen_cl

www.grisanticussen.com

Fin.-

 

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

Gonzalo Cienfuegos: “ Mi gran escuela fue la docencia”

Read Next

Marcela Romagnoli: “Trabajo a partir de la figura humana como un medio para conectarme fácilmente con el espectador”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *