• agosto 14, 2022

Familia Schiess: una visión innovadora

Por María Paz Barrales

 

“El Hombre Visionario”, así fue como el artista Hernán Puelma plasmó en una obra fuera del edificio de Transoceánica al patriarca de la familia Schiess, Guillermo, quien a la edad de 23 años inmigró, en 1948, desde Alemania a Chile, específicamente a la Región de Valparaíso, donde comenzó a emprender poco a poco. Unos años más tarde, conoció a su esposa, Alexa Schmitz, con quien tuvo cuatro hijos: Claudio, Sonia, Christoph y Nicola.

 

En 1954, Guillermo fundó la empresa Transoceánica con la finalidad de dedicarse al comercio exterior. Posteriormente, invirtió en Termas de Puyehue y en desarrollos inmobiliarios, entre otros proyectos a lo largo de su vida. Tras su muerte, Claudio y Sonia, los dos hijos mayores, se establecieron en Europa, mientras que Christoph y Nicola se quedaron en Chile, siendo Christoph el responsable de controlar los negocios familiares.

 

El legado de la familia Schiess fue mucho más allá de estar a cargo de las compañías de su padre, sino que consistía en la instauración de los valores como sus principales sellos. Una de las representaciones más claras del sello familiar es el Teatro del Lago que, a través de las artes, produce ecosistemas creativos para promover el desarrollo educativo, social y económico del territorio nacional. Es decir, se preocupan por su entorno, la comunidad, el respeto y la calidad.

 

 

La llegada de los Schiess a Frutillar

 

La creación del teatro se debió a la motivación de querer mantener viva la tradición coral de Frutillar, inspiración suficiente para que la familia Schiess se comprometiera a construir el Teatro del Lago como una manera de retribuir a Chile las oportunidades que le entregó tras su arribo al país desde Alemania. Don Guillermo, creía en la idea de que la música y las artes son de todos y para todos, ya que aportan a la calidad de vida de las personas y contribuyen a su integración. Es por ello que, el hombre visionario ideó un teatro abierto a toda la comunidad que fuera un ícono artístico y educativo del territorio nacional.

 

Luego de su muerte, sus hijos llevaron a cabo el proyecto, siendo conducido por su hija Nicola, quien lidera la Fundación Teatro del Lago. Este espacio por dentro cuenta con una sala principal capacitada para recibir a 1178 espectadores y con un foso para 100 músicos y capacitada con 800 paneles de madera enchapada. Además, el teatro tiene un anfiteatro con un aforo de 270 personas y cuatro salas multipropósito. También, dispone de un diseño premiado por su arquitectura, en la que se le reconoció como Obra Bicentenario de Chile a nivel internacional.

 

Es así como el Teatro del Lago se convirtió en una fuente de inspiración para la música, la danza y la creatividad. Se encuentra ubicado en plena Avenida Bernardo Philippi, donde en su escenario presenta a grandes artistas internacionales generando momentos únicos entre los diversos artistas y la comunidad. Conjuntamente, impulsa la realización de foros centrados en la innovación, la creatividad y la cultura.

 

 

Colegio Kopernikus

 

Creatividad, autonomía y colaboración es el sello principal del Colegio Kopernikus de Frutillar, el cual fue reconocido como el primer establecimiento en Latinoamérica en ser parte de la Comunidad Global de Empresas B. Esto se debe a sus objetivos educativos como institución de educación de vanguardia, enfocado en el aprendizaje creativo y el rescate de la importancia del entorno natural y social.

 

El colegio nace el 2014 como extensión de la experiencia preescolar que funcionó en Casa Richter, actualmente la Escuela de las Artes Teatro del Lago.  Desde ahí se gestó la idea de comenzar con un proyecto educativo que continuara con el espíritu en donde la música, el arte y el movimiento fueran protagonistas en el proceso de aprendizaje. Al siguiente año de su creación se incorpora el modelo Jenaplan, que está implementado en Holanda, Bélgica, Austria y Chile, y consiste en organizar los cursos en multigrado, es decir, tres niveles conforman un curso. Esto, tiene como fin favorecer el ejercicio de la colaboración permitiéndole a cada niño/a ir cambiando roles a lo largo de su vida escolar para dejar de lado la competitividad y estimular el gusto por el conocimiento.

 

El modelo educativo propio tiene un ambiente familiar, donde los estudiantes asisten con ropa de calle, las salas son vidriadas y transparentes, las puertas de las oficinas están abiertas y todos se llaman por su nombre de pila, de manera cercana y respetuosa.

 

 

Casa Daetz

 

Esta icónica casona de Frutillar se construyó en 1915 por Bernardo Nanning para su esposa e hijos. En 1931, la familia Nanning decidió vender la propiedad tras haber pasado por dos dueños y en 1952 fue comprada por Alfredo Daetz y su esposa (quien resultó ser nieta de Bernardo). El matrimonio Daetz-Nanning siempre le abrió las puertas a la música, siendo una de las primeras residencias de la ciudad en recibir a los músicos que se presentaban en las “Semanas Musicales”.

 

Durante el año 2015, la famosa casa ubicada en la calle Caupolicán 31 fue adquirida por Wild Patagonia, empresa familiar representada por Nicola Schiess, con el objetivo de desarrollar un espacio de creación, encuentro y conversación enfocada en la cultura, educación, la innovación y las industrias creativas. De esta manera, Frutillar le regresó el valor nuevamente a este espacio a través de una completa restauración, dándole vida a este increíble lugar de arquitectura tradicional, donde su construcción es considerada como un inmueble monumental.

 

 

Fundación Para el Desarrollo Sostenible de Frutillar (Plades)

 

La Fundación Plades nació en 2013 como una iniciativa público-privada con el propósito de realizar un desarrollo sostenible para la comunidad de Frutillar y colaborando con el municipio de la zona para progresar en el proyecto a largo plazo. La institución cuenta con un directorio diverso y es conducido por el alcalde elegido, la gestión de la organización se centra en el desarrollo urbano-territorial, económico y sociocultural.

 

Gracias a la enorme labor que hace Plades, se denominó a Frutillar como miembro de la red mundial de ciudades creativas promovida por la UNESCO. Este nombramiento, le otorgó oportunidades a la comuna para comenzar a realizar negocios a partir de las industrias creativas.

 

 

Escuela de las Artes

 

La Escuela de las Artes, perteneciente a la Fundación Teatro del Lago, es otro de los lugares emblemáticos de Frutillar. En este espacio, se busca impulsar la creación y el amor por las artes y está abierto para toda la comunidad, con el propósito de que todos puedan practicar estas disciplinas sin distinciones. En sus más de diez años de vida, ha formado a más de 6 mil quinientos niños, jóvenes y adultos de la Región de Los Lagos y otras, consolidándose como un modelo de educación artística único en el país, al alero de un teatro internacional y con un gran apoyo social, considerando que cerca de la mitad de sus estudiantes son becados. La escuela, forma en danza y música instrumental tanto a niños como a adultos, donde músicos y bailarines experimentados realizan clases con una gran vocación pedagógica. La Fundación Teatro del Lago ha desarrollado también programas educativos en alianzas con las fundaciones Mustakis e Ibáñez Atkinson, en los cursos puedes bailar y puedes cantar, ya que promueven la integración a través de la danza contemporánea y el canto coral. Estos  están destinados a jóvenes que, sin tener conocimiento previo, deseen conocer y practicar estas disciplinas.

 

La constante innovación de la familia Schiess ha sido clave para el desarrollo de la sociedad y de la Región de Los Lagos, sobre todo por la labor educativa y cultural que han desempeñado a lo largo de los años en el país, especialmente en proyectos pocos explorados.

 

Para más información:

 

www.teatrodellago.cl

www.kopernikus.cl

https://www.daetz.cl/

https://www.pladesfrutillar.cl/

https://www.edla.cl/

 

 

Carlos Rosenberg

Read Previous

Eugenio Besa: “intento especialmente lograr y reflejar armonía”

Read Next

Maison Niche, una experiencia Over The Luxe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *